Sodoma y Gomorra

La parábola de Sodoma y Gomorra es una de las más conocidas dentro de la biblia, pero si todavía no sabes de qué se trata esta historia, aquí te ayudaremos a entender.

Sodoma y Gomorra eran dos pueblos vecinos que fueron destruidas por todos los pecados que ahí se cometían.

Pero Sodoma y Gomorra fueron mucho más que pueblos llenos de pecadores, en esta historia podemos ver otras cosas que nos ayudarán en nuestro crecimiento personal.

Esta historia la podemos encontrar en el libro del Génesis, donde podemos ver cómo Dios se muestra fuerte para castigar a los pecadores por no seguir sus mandamientos.

Esta historia es una de las más fuertes que podemos conseguir en la biblia, por todos los temas que toca, sobre todo sobre la homosexualidad y los pecados que tienen que ver con las perversiones de la carne, los placeres sexuales y deseos que tuvieron todos los ciudadanos de estos pueblos.

¿Cuál es la historia de Sodoma y Gomorra?

En el Génesis 18 podemos encontrar la historia completa de Sodoma y Gomorra y cómo un día estando Abraham en su carpa, llegaron 3 hombres que resultarían ser 3 ángeles mandados por Dios para decirle a Abraham que esos pueblos serían destruidos por sus pecados.

En el pueblo de Sodoma vivía un primo de Abrahán con su familia, se trata de Lot, el mismo que lo acompañó mientras Abrahán seguía los designios de Dios.

Como ambos tenían muchos animales y sus trabajadores no podían con las tierras solos, tuvieron que separarse y Lot decidió irse a Sodoma, pues era una tierra fértil.

Pero lo que Lot no se imaginaba es que en esta ciudad había muchos pecadores, los cuales eran pecados que atentaban grandemente contra los mandamientos de Dios. Por este motivo fue que el señor decidió eliminar este pueblo tan pecador, a lo que Abrahán le dice:

¿De veras vas a exterminar al justo junto con el malvado? Quizá haya cincuenta justos en la ciudad. ¿Exterminarás a todos, y no perdonarás a ese lugar por amor a los cincuenta justos que allí hay? 

Génesis 18:23-24.

Como Dios sabía que Abrahán sentía mucho cariño por su primo, trató de negociar con él para tratar de salvar al pueblo, por lo que le dijo a Abrahán que si conseguía por lo menos a 10 justos en esa ciudad que no hubiesen pecado los perdonaría, pero nada de esto pudo pasar pues Abrahán no logró conseguir 10 personas para que Dios los perdonara.

¿Cuál fue el castigo que recibieron ambos pueblos?

A pesar de todo lo que Dios le dijo a Abrahán, él envió sus ángeles al pueblo de Sodoma, donde estaba Lot y su familia, al ver Lot que estos hombres se iban a quedar en la calle, él los invita a su casa a pasar la noche. Cuando esto sucede, el pueblo se entera de que están en casa de Lot.

Todos los hombres que vivían en ese pueblo intentaron sacar a los dos hombres que eran ángeles de Dios para poder fornicar con ellos, cuando los ángeles vieron esto, decidieron dejar ciegos a todos y le dijeron a Lot que debía salir esa misma noche con su familia porque el pueblo sería destruido.

Luego de que los ángeles salieron de la ciudad con Lot y su familia, Dios mandó su castigo para ambas ciudades.

Estas fueron acabadas con fuego y azufre para liberarlos del pecado, ya que los que vivían en esas ciudades se sentían muy a gusto con pecar y hacer el mal, se creían los mejores, por eso burlaron los mandamientos de Dios.

La palabra de Dios es muy clara cuando se trata de respetar los mandamientos, y en otros versículos dentro de la biblia hablan sobre lo que puede pasar cuando nos volvemos pecadores como los pueblos de Sodoma y Gomorra, donde lo que reinaba era la inmoralidad.

¿Los pueblos de Sodoma y Gomorra merecían ser perdonados?

Para Dios todos podemos ser perdonados, porque él es un Dios de perdón, de amor, por lo que sí pudieron ser perdonados, solo que los habitantes de estas ciudades nunca se arrepintieron de sus pecados, ni buscaron de Dios en ningún momento, así que recibieron su castigo.

Si fueran confesado todos sus pecados ante Dios seguramente fueran sido librados de todo pecado, pero ellos nunca lo hicieron, no veían las enseñanzas y los mandamientos de Dios como una forma de vida, si no que se dedicaron al pecado y a la mala vida.

Para todos los habitantes de estas ciudades el castigo de Dios fue muy fuerte, tanto así que solamente salvo a la familia de Lot, pues eran los únicos que seguían los mandamientos de Dios y eran fieles a su palabra, de esta manera se evidencia lo que siente Dios por todos los pecadores, que a pesar de ser bondadoso, es un padre que también se molesta con las cosas malas de sus hijos.

Hasta los momentos esas tierras siguen estando desoladas, tierras donde más nunca nadie quiso vivir por todo lo que había pasado.

Sodoma y Gomorra son el vivo ejemplo de todo lo malo que puede ser Dios con respecto a los pecadores y sobre todo con aquellos que no confiesan que han pecado, que no se entregan ante el señor y no consideran que Dios es el motor principal de su vida.

El pecar no nos conduce a nada bueno, los pecados que tuvieron las personas en estas ciudades fueron tan fuertes que Dios tuvo que intervenir para que no se esparciera por todos lados.

Nuestro Dios es bueno y bondadoso, si Jesucristo pudo perdonarnos por morir en la cruz y con todo y eso perdonar nuestros pecados, fue porque verdaderamente cada uno de ellos se arrepintieron de sus pecados y de mandar a un hombre inocente a la crucifixión.

El consejo final es que debemos arrepentirnos de nuestros pecados y confiar en la misericordia de Dios.

Leave a Reply